Crema de calabaza y zanahoria

Crema de calabaza y zanahoria
Aunque tenemos calabazas prácticamente todo el año debido a las diferentes variedades que existen, es en otoño cuando más parece que me apetece consumirla, especialmente en cremas y postres. ¿A ti también te pasa?
Hay gente que no la compra porque le da pereza tener que pelarla debido a la dureza de su piel, pero es que cortarlas es más fácil de lo que parece y hay algunas variedades, como las cacahuete, en las que para pelarlas puedes utilizar hasta un pelador de verduras.
Te cuento un poco acerca de la calabaza ya que presenta unos valores nutricionales muy buenos. Éstos siempre dependerán de varios factores como la variedad elegida, el tipo de terreno en el que se cultiva… pero en líneas generales podemos decir que la calabaza presenta un gran contenido en agua y es rica en fibra, por lo que resulta idónea para aquellas personas que quieran bajar de peso.
También es una gran aliada en nuestra dieta ya que es rica en antioxidantes, betacarotenos y contiene vitaminas C, E y del grupo B, además de ácido fólico.
En cuanto a minerales destacan: el calcio,magnesio, manganeso y potasio.
Otras propiedades que posee y que nos pueden interesar mucho son su acción antiinflamatoria, diurética y que resulta apta para diabéticos ya que sus carbohidratos son de lenta absorción.
Como verás es una joya, así que si sabiendo esto no te animas a introducirla en tu dieta no sé qué más te puede empujar a hacerlo…o quizás sí, porque no hemos hablado de ese delicioso sabor dulce tan característico que tiene. ¡Ñam! Y es que parece es una golosina disfrazada de hortaliza jajajaja.
¿Te he convencido ya para que prepares esta cremita? Eso espero 😉
 

CREMA DE  CALABAZA Y ZANAHORIA

Cantidad: para 2 personas
Tiempo: 40 minutos
Utensilios: procesador de alimentos o batidora manual + vaporera (opcional)

INGREDIENTES:​

  • 500 gr de calabaza
  • 2 zanahorias
  • 1 puerro
  • Pizca de sal
  • Especias al gusto (yo le he puesto nuez moscada y un pelín de eneldo para decorar)

PREPARACIÓN:

  1. Lava y pela las verduras.
  2. Después córtalas en dados.
  3. Ponlas en la vaporera durante unos 30 minutos o hasta que se cocinen. Si lo prefieres también puedes cocinarlas hervidas, pero el cocinado al vapor es más suave y conserva mejor los nutrientes.
  4. Deja que se templen un poquito las verduras e introdúcelas en el procesador de alimentos o bate con la batidora manual (en este caso escurre la mayoría del agua y resérvala por si ves que la crema queda muy espesa).
  5. Tritura y ve añadiendo agua (usa la que quedó en la vaporera) poco a poco en función de la consistencia que quieras obtener. En mi caso te comento que utilicé como 1 taza y media de agua.
  6. Añade también la sal y las especias que más te gusten mientras sigues triturando.
  7. Pasados un par de minutos ya tendrás la cremita lista para degustar.
*Puedes decorarla y añadirle por encima picatostes o pipas de calabaza por ejemplo, aunque así mismo ya está rica.
*No olvides guardar las semillas de las calabazas que también son muy ricas en grasas saludables. Para ello enjuágalas bien para que no queden restos de la piel de la calabaza, escúrrelas y déjalas secar al sol.
¡Que la disfrutes!
Con todo mi amor,

Deja un comentario