Rejuvelac o agua enzimática

El rejuvelac o agua enzimática es una bebida fermentada no alcohólica preparada a base del remojo de granos germinados.

Esta agua es muy beneficiosa para nuestro organismo ya que contiene probióticos que ayudan a repoblar la flora intestinal, mejorando así la absorción de nutrientes y reforzando el sistema inmune.

Además, también es: nutritiva, revitalizante y digestiva, por lo que mejora la salud del páncreas e hígado.

El sabor ligeramente ácido y el aroma son bastante peculiares, no te voy a engañar, pero que eso no te eche atrás ya que los beneficios que aporta su consumo son tantos que realmente merece la pena introducirlo en tu vida. Además el sabor variará en función del grano que escojas, así que puedes ir probando a ver con cual te gusta más.

REJUVELAC

Cantidad: 1,5 litros o más
Tiempo: 1-3 días de germinación + 48 horas de fermentación

INGREDIENTES:

  • 1 taza de semillas o granos germinados y enjuagados (trigo, cebada, mijo, quinoa, centeno, trigo sarraceno, arroz, lentejas, garbanzos…)
  • 1,5 litros de agua filtrada

PREPARACIÓN:

Germinación:
  • El primer paso para hacer el rejuvelac pasa por germinar las semillas o granos. Para ello dispón la taza de tus granos elegidos en un colador y enjuágalos bien bajo el grifo.
  • Escúrrelos y ponlos a remojo en un bol con agua filtrada durante unas 8-12 horas.
  • Pasado este tiempo vuelve a enjuagarlos bien, escurre e introdúcelos en una bolsa de las de hacer leches vegetales y ponla sobre un colador con un cuenco debajo para que vaya drenando el agua. Si no tienes bolsa para preparar bebidas vegetales puedes usar directamente el colador.
  • Cada 8 horas vuelve a enjuagar y escurrir bien los granos para que no se pudran y déjalos de nuevo sobre el colador.
  • Pasados 1-3 días, dependiendo del clima, verás que empieza a salir un rabito del grano. Cuando éste tenga el mismo tamaño que la semilla habrá germinado del todo.

 

 
Fermentación:
  • En este momento ya podrás poner los granos germinados en un reciente con unos 2 litros de capacidad.  Añade el litro y medio de agua pura y cubre el recipiente con una tela fina o malla (yo uso un calcetín tipo media) para que no entren bichitos  ni suciedad. Fíjala con una goma elástica o cuerda. Es muy importante que no le pongas tapa al recipiente ya que el proceso de fermentación genera gases que podrían hacer que explotase.
  • Coloca el recipiente en un lugar cálido pero alejado de la luz directa del sol para que fermente durante 48 horas. Tras este tiempo verás que el líquido tiene un aspecto turbio y espuma en la superficie, ya está listo, así que ya puedes colarlo y conservarlo en la nevera en un bote cerrado. Se mantendrá en perfecto estado durante unos 3-5 días (como truco: se conservará mejor si le añades zumo de limón).

 

∗Con los granos escurridos puedes volver a preparar otra tanda de rejuvelac pero en esta ocasión en vez de esperar 48 horas para que fermente bastará con 24.

Tras esta segunda tanda los granos ya habrán perdido su efectividad por lo que puedes desecharlos.

∗Puedes beberlo tal cual tomando más o menos ¼ de taza al día (ya que realmente es más un tónico digestivo que una bebida en sí) e idealmente con el estómago vacío. Pero también puedes añadirlo a tus batidos o utilizarlo para preparar yogures o quesos veganos por ejemplo, el único requisito es que no lo calientes o perderá todas sus propiedades.

∗Obviamente a más cantidad de granos pongas más fuerte te resultará el sabor del rejuvelac, así que si una taza es mucho para ti puedes poner un poco menos para que se vayas adaptando el paladar.

¡Que lo disfrutes!

Con todo mi amor,

Deja un comentario